Aspectos médicos, Investigación

Los investigadores afirman que faltan estudios sobre el CBD y las fracturas óseas

El CBD podría desempeñar un doble papel en el tratamiento médico de las fracturas óseas, pero se necesita más investigación sobre la aplicación de los cannabinoides a la cirugía ortopédica, afirma un grupo de investigadores de Kentucky.

Los investigadores, que se propusieron recopilar la literatura médica existente dedicada a la eficacia del CBD tras la cirugía ortopédica, dijeron que encontraron que los resultados eran escasos.

«Es necesario realizar más investigaciones a través de ensayos clínicos controlados, bien diseñados y, sobre todo, diseñados específicamente para la cirugía ortopédica», escribieron los investigadores, un equipo del Centro de Columna Vertebral Norton Leatherman y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Louisville.

Entre otros beneficios potenciales, los investigadores señalaron que los cannabinoides podrían ayudar a acelerar el restablecimiento de las fracturas óseas y reducir el uso de opioides.

Una investigación más reciente lo cuestiona

La eficacia del CBD en el tratamiento de las fracturas óseas fue investigada en 2017 por el Laboratorio de Huesos de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Ese estudio, en el que se administró CBD a ratones con fracturas de fémur, parecía indicar que las terapias basadas en el CBD conducían a una mejor recuperación de las características biomecánicas de los huesos reajustados después de ocho semanas.

Aunque esa investigación fue criticada por el escaso número de muestras, y cuestionada por las implicaciones de sus conclusiones para los humanos, el estudio descubrió que la administración de CBD conducía a una curación más rápida. Los investigadores también plantearon que el CBD podría ser eficaz en el tratamiento de la osteoporosis.

«Ahora esperamos que las barreras legales y los prejuicios sobre el estudio de estos compuestos sigan disolviéndose para que podamos realizar más investigaciones», dijo el equipo de investigación de Kentucky.

«Aunque es imposible predecirlo con claridad, la aceptación de los cannabinoides como medio legítimo de control del dolor podría alterar los patrones de prescripción de los futuros cirujanos ortopédicos y mitigar la actual crisis de los opioides», dijeron los investigadores.